Una selección de cuentos infantiles

Cuando hablamos de  cuentos infantiles, en algunos casos supone  referirse a pequeñas obras de arte,  como las que escribió el escritor danés Hans Christian Andersen. Algunos de sus cuentos, que también conquistaron a no pocos adultos, se hicieron célebres. 

El patito feo, La sirenita, El soldadito de plomo, Los cisnes salvajes o Pulgarcita, con su prosa tan sencilla como profunda, transforman las historias cotidianas en mágicas. Son cuentos basados en elementos del día a día, que poco a poco se entrelazan con un mundo de fantasía paralelo, aunque muy humano, sensible y terrenal al mismo tiempo. 

Las historias  narradas en los cuentos infantiles suelen ser muy humanas, y  el eterno debate entre el bien y el mal suele estar en el núcleo de la narración. Los mejores cuentos infantiles también elevados muestras el valor de los principios elevados y cómo se refleja en los actos de los protagonistas, que al final de la narración suelen verse recompensados. 

Cuentos infantiles que rivalizan entre sí

Los cuentos de Andersen, considerado un maestro en su  género, han marcado un antes y un después de este género literario. Pero rivalizando con el danés, están los famosos Hermanos Grimm y sus célebres cuentos como La Cenicienta, Caperucita Roja, Blancanieves, La bella durmiente o Hansel y Gretel, entre otros mucho, Estos cuentos de hadas que vieron la luz en los primeros decenios del siglo XIX, son fruto de la pluma de dos hermanos alemanes que encontraron inspiración en leyendas populares y tradiciones del centro de Europa. 

Los cuentos de hadas de los hermanos Grimm están plagados de historias llenas de magia, algunas de las cuales traen consigo frases que  han pasado a la historia. “Espejito, espejito mágico: ¿quién es la más bella de mi reino entero?, de Blancanieves, o “Abuelita, qué orejas tan grandes tienes….” de Caperucita Roja, ya forman parte del subconsciente colectivo. 

Grandes cuentos infantiles modernos

Pero si los cuentos clásicos siguen vivos como el primer día, en la actualidad también se escriben cuentos infantiles maravillosos. Destacan por su éxito reciente cuentos como El monstruo de colores de Anna Llenas,  que  además es una guía para gestionar las emociones infantiles.  También La ovejita que vino a cenar de Steve Smallman y Joelle Dreidemy, una narración de estilo clásico que trata  sobre la aceptación de uno mismo y el valor de la generosidad.

¿A qué sabe la luna? de Michael Greniec, es  otra deliciosa historia sobre unos animalitos que quieren llegar a la luna, y hace reflexionar sobre el valor del esfuerzo y trabajo en equipo. 

Elmer, de David McKee es la historia de un elefante de colores que habla sobre la tolerancia, la amistad y la inclusión social en un lenguaje infantil lleno de significado.

Hablando de cuentos famosos,  no puede dejarse de mencionar El principito, un clásico universal del francés Antoine de Saint-Exupéry. Esta historia corta es una representación de la  infancia y la etapa adulta, con los cambios que tienen lugar a medida que vamos crecemos y madurando pero el  niño interior siempre permanece inalterable. Una historia llena de sensibilidad y misticismo para meditar sobre la vida y los valores, narrada de tal forma que la disfrutan tanto los adultos como los más pequeños. 

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.