NOVELAS HISTÓRICAS PARA ESTE VERANO

novela histórica

No hay mejor compañero de verano que una buena novela histórica. Las novelas históricas son uno de los géneros literarios más demandados durante esta época. 

La novela histórica es un género literario de una amplitud y variedad casi infinitas, la cual cuenta con una multitud de lectores. Asimismo, muchas novelas históricas se convierten en clásicos que se reeditan una y otra vez.

novela

Las mejores novelas históricas para el verano

Mil pájaros de papel – Takayuki Ishii

Esta novela histórica fue lanzada el 14 de junio de 2020. Cuenta la historia real del personaje principal llamado Sadako Sasaki. Una niña que por su gran tenacidad, se convirtió en un símbolo de las víctimas de Hiroshima.

Cabeza de Vaca – Antonio Pérez Henares

La fabulosa novela histórica “Cabeza de Vaca” de Antonio Pérez fue lanzada el 18 de junio de 2020. Esta novela histórica recreala fascinante vida de Álvar Núñez Cabeza de Vaca, el español que mejor comprendió el modo de vida indígena en el siglo XVI.

Malasangre – Helena Tur

La novela histórica Malasangre de Helena Tur fue lanzada el 18 de junio de 2020. Trata sobre la segunda mitad del siglo XIX, donde el personaje principal, Henar, una joven huérfana, viaja hasta el Bierzo para trabajar en una granja de abejas. 

Coincidiendo con su llegada, comienzan a aparecer en la comarca niñas asesinadas, con un corte en el cuello y el cadáver sin sangre.

Juan Martín el Empecinado – Benito Pérez Galdós

Esta fabulosa novela histórica “Juan Martín el Empecinado” del autor Benito Pérez cuenta la história de Gabriel, un joven que combate en las partidas de “El Empecinado en la guerra de la Independencia”. 

Es una novela histórica sobre los guerrilleros españoles en aquel conflicto. Por otra parte, esta novela histórica forma parte de los Episodios nacionales.

novela

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.